Técnicas de revisión documental

El proceso de revisión documental para la construcción de la fundamentación teórica suele ser laborioso y complicado, por ello es importante hacerlo de forma organizada.

La integración metodológica en las ciencias sociales, dificultades y posibilidades

Para trabajar es necesario hacerlo desde un modelo integrador

La pregunta de investigación

Una pregunta de investigación bien formulada garantiza buena parte de éxito del proceso investigativo

Cómo identificar los eventos de estudio en una investigación proyectiva

Una de los puntos que distinguen una investigación proyectiva de un proyecto especial es que los eventos de estudio están claramente identificados

Orientaciones para la construcción de instrumentos en investigación

Antes de seleccionar o construir el instrumento, el investigador debe haber cubierto una serie de condiciones previas. Aquí las encontrarás.

9/5/17

La documentación en el proceso de investigación: cómo parafrasear


Jacqueline Hurtado de Barrera

La paráfrasis en una herramienta fundamental cuando el investigador está desarrollando el proceso de documentación.

Parafrasear una idea muestra que el investigador ha comprendido lo que el autor ha querido decir, el significado del  texto, y que es capaz de expresarlo en sus propias palabras sin desvirtuarlo. Por eso, una característica de la paráfrasis es que se debe respetar y colocar la referencia del autor original, con la misma rigurosidad que en la cita textual, porque, al final, la idea es del autor que se está consultando y no del investigador. De lo contrario, el resultado podría llegar a ser un plagio.
Para hacer una buena paráfrasis es indispensable que una de las competencias del lector, sea una adecuada comprensión de la lectura. Para ello es necesario que pueda identificar quién habla, acerca de quién habla, qué dice, en que momento lo dice, y cómo se relaciona lo que dice con otros aspectos de la lectura. 

A pesar de la importancia de la paráfrasis, su uso también involucra algunos riesgos. Uno de ellos es la tergiversación de la información: convertir la idea en algo diferente a lo que el autor quiso expresar. Otro riesgo es la manipulación: acomodar la idea para que se ajuste a ciertas intencionalidades que no estaban contenidas en el texto original.  Un tercer riesgo es la adición de ideas  y significados que el autor original nunca contempló. El cuarto riesgo es la omisión, en la cual se coloca la idea incompleta, y por ende, se cambia también el significado original. Un quinto riesgo es la descontextualización, asignar un significado a la idea desligada del contexto y la situación en la cual esa idea se originó, o incluso, del modelo epistémico en el cual se enmarca.

Si el investigador quiere expresar una idea propia a partir de la idea del autor que está consultando, es necesario que se pueda percibir la diferencia entre lo que plantea cada quien. En este sentido, es muy importante distinguir la paráfrasis del análisis y de la opinión. En la paráfrasis se mantiene el sentido original de la idea del autor. En al análisis, el investigador, hace una crítica o hace una interpretación de lo que el autor original dice, con base en ciertos criterios, pero lo más importante es que hay un distanciamiento entre lo que dice el autor original y la interpretación que hace el investigador, de manera que quien lee el texto final es capaz de distinguir ambas cosas. La opinión por su parte, implica que el investigador asuma una postura de acuerdo o desacuerdo acerca de lo que el autor original dice y, en el mejor de los casos, que la justifique, pero no implica la existencia de un criterio de análisis. Cuando se emite una opinión acerca de una idea del autor original es también importante distanciarse, para que el lector final pueda distinguir entre la idea del autor original y la opinión del investigador.

Cuando se desarrolla el proceso de fichaje y registro de la información es muy importante dominar el arte de la paráfrasis.

En muchos casos no resulta conveniente colocar una cita textual, por un lado, porque el autor original puede manejar un estilo literario diferente al del investigador, y por otro lado, porque a veces la idea puede estar contenida en un párrafo complejo, donde hay otras ideas que no vienen al caso, o rodeado de ejemplos que no aportan nueva información. Además, es fundamental que, al tomar la idea, el investigador pueda parafrasear en función del lugar que esa idea va a ocupar en el texto de su investigación, de cómo la va a relacionar con otras ideas, y de la pertinencia con su evento de estudio.
Además, la forma como se parafrasea una idea, puede cambiar drásticamente la categoría que se le asigna a la idea para organizar el texto. La categoría debe estar en función del evento y lo tópicos fundamentales. El evento o el tópico pasan a ser el ente del cual se habla y el resto de la idea es lo que se dice y, aunque la idea del autor original se mantiene, el orden de los elementos cambia para dar mayor fuerza al contenido que el investigador desea enfatizar.

A continuación se muestran algunos ejemplos de paráfrasis en función del evento de estudio, o en función de alguno de los tópicos centrales de la investigación:

Idea textual
Evento de estudio, o tópico de la investigación
Paráfrasis
Categoría
Lahabal y León, 2001. La gestión del conocimiento “es el proceso constante de identificar, encontrar, clasificar, proyectar, presentar y usar de manera eficiente el conocimiento y la experiencia del negocio, acumulada en la organización para conseguir ventaja competitiva”
Gestión del conocimiento
Paráfrasis ajustada al evento gestión del conocimiento: Según Lahabal y León, (2001) la gestión del conocimiento puede definirse como un proceso permanente que implica la identificación, localización, clasificación, proyección, presentación y uso eficiente, tanto del conocimiento, como de la experiencia acumulada  en la organización, con el fin de obtener ventaja competitiva.
Gestión del conocimiento, definición
Competitividad
Paráfrasis ajustada al evento competitividad: Una forma de lograr que la organización adquiera ventajas competitivas es a través de la identificación, localización, clasificación, proyección, presentación y uso eficiente, tanto del conocimiento, como de la experiencia acumulada  en la organización, como procesos que, según Lahabal y León, (2001), forman parte de la gestión del conocimiento.
Competitividad, aspectos que la potencian, gestión del conocimiento
“La gestión del conocimiento supone una reflexión en correspondencia con la información asimilada”

Gestión del conocimiento
Paráfrasis ajustada al evento gestión del conocimiento: Para  Lahabal y León, (2001), uno de los requerimientos para que la gestión del conocimiento pueda desarrollarse es la reflexión acerca de la información asimilada
Gestión del conocimiento, requerimientos, reflexión
La reflexión en las organizaciones
Paráfrasis ajustada a la reflexión en las organizaciones: Uno de los aspectos que marca la importancia de la reflexión en las organizaciones es que, según Lahabal y León, (2001), reflexionar acerca de la información es un requerimiento para que puedan gestionar conocimiento.
Reflexión en las organizaciones, importancia

29/3/17

Cómo hacer ciencia más allá del llamado método científico

Jacqueline Hurtado de Barrera



Durante muchos años se ha considerado que el llamado método científico es la única y exclusiva forma de hacer ciencia. Particularmente, en los entornos académicos uno de los requisitos para considerar que una investigación es científicamente válida es el uso de este método. Sin embargo, si se hace una revisión exhaustiva de las investigaciones y los inventos que han tenido lugar a lo largo de la historia se verá que muchos de ellos no hubieran podido existir si sus investigadores hubiesen tenido que aplicar el llamado método científico.

En primer lugar hay que señalar que este método corresponde a un modelo epistémico llamado positivismo, y su nombre original es método hipotético deductivo. Es importante recordar que no es el único método para investigar, y que llamarlo método científico implica descalificar a los métodos de otros modelos epistémicos, como si no fuesen científicos. Existen modelos epistémicos como el estructuralismo, el pragmatismo, la fenomenología, entre otros, que también han diseñado sus propios métodos para investigar. Un ejemplo de esto es el método del estructuralismo, denominado análisis estructural. Otro ejemplo es el método del pragmatismo que se conoce como Investigación acción.
En segundo lugar, el método hipotético deductivo sólo permite hacer un tipo de investigación. Para el positivismo la investigación tiene como objetivo principal la verificación de hipótesis, por lo tanto, se centra específicamente en la investigación confirmatoria, y cualquier otro tipo de investigación no puede alcanzarse con el uso del método hipotético deductivo. 

Autores como Kerlinger, por ejemplo, coinciden en que las etapas del método hipotético deductivo son las siguientes: planteamiento del problema, formulación de la hipótesis, y desarrollo del experimento para verificar la hipótesis. 

La investigación del genoma humano no hubiera existido sise hubiera planteado
únicamentedesde el punto de vista del método hipotético deductivo.
 
Con respecto al planteamiento del problema, los positivistas definen problema científico –porque ellos lo distinguen de un problema cotidiano-, como una pregunta que plantea relación causa efecto y puede ser verificada a través de la experiencia, entiéndase por experiencia la experimentación. Esta condición excluye del campo de la investigación todas las preguntas que no involucren una relación causa-efecto. Preguntas como, por ejemplo “¿Cómo está conformado el genoma humano?, no implica una relación de causalidad y está dirigida, básicamente, a describir una condición. Por lo tanto, no podría considerarse desde el positivismo, un problema de investigación, sin embargo, es una de las investigaciones más valoradas de las últimas décadas, y en ella participaron más de 150 investigadores de todo el mundo y tardó 15 años en completarse.


Muchos de los conocimientos con los que contamos hoy en día fueron producto de investigaciones descriptivas, por ejemplo, la descripción de las órbitas de los astros y la caracterización de las especies que viven en el planeta. Otros tipos de investigación que quedarían excluidos del método hipotético deductivo por el hecho de no involucrar relaciones causa efecto, son las investigaciones analíticas, que se aplican con mucha frecuencia en filosofía, literatura, comunicación social, entre otros, y la investigación comparativa, que ha dado lugar a las ciencias comparadas, como la educación comparada y la psicología diferencial.

La segunda etapa del método hipotético deductivo consiste en formular una hipótesis. En el sentido más ortodoxo, los positivistas consideran que una hipótesis es una afirmación que plantea una posible relación causa-efecto, y también debe ser verificable a través de la experiencia. La hipótesis constituye una respuesta tentativa al problema. Pero la pregunta que podría hacerse un investigador es ¿cómo es posible tener una respuesta tentativa a un problema antes de que este haya sido investigado? En consecuencia, ¿cómo entonces se puede obtener una hipótesis?
El método hipotético deductivo debe su nombre, precisamente, a que la hipótesis se obtiene a través de un proceso deductivo que se deriva de una teoría previamente elaborada. La hipótesis asume una determinada causa que explica un cierto efecto, y ese supuesto se deriva de una teoría preexistente, por eso el esquema inicial de presentación de una investigación dentro del positivismo involucra desarrollar un capitulo donde se plantea el problema, inmediatamente un segundo capítulo que contiene un marco teórico con las teorías existentes, y un tercer capítulo de carácter metodológico donde estaba contenida la hipótesis. 

Si la hipótesis se deriva de una teoría que ya existe, ¿cómo se creó o de dónde surgió esa teoría? Esa teoría no pudo haber sido desarrollada a través del llamado método científico, porque este requiere que la teoría ya exista. La forma como está diseñado el método requiere que ya exista una teoría y no permite crear teorías nuevas. Pero, si se asume que el método hipotético deductivo es el único método científico entonces las teorías de las cuales se derivan todas las hipótesis no podrían considerarse “científicas”. Todo esto lleva a concluir que el método hipotético deductivo es útil para verificar las teorías que ya existen, pero que no permite construir nuevas teorías. 

El tercer paso del llamado método científico es la verificación de la hipótesis a través de la experimentación, aunque más recientemente se han aceptado otras formas de verificación que no involucran el experimento, a través de los llamados diseños expostfacto. Al concluir con la verificación se concreta la investigación confirmatoria que es el único tipo de investigación que admite este método. Con esto también quedarían excluidas del ámbito de la ciencia investigaciones que aunque plantean relación causa efecto no son confirmatorias. Por ejemplo, la investigación explicativa, que se encarga de generar las teorías, la predictiva, que se ocupa de anticipar los escenarios futuros (como los estudios acerca del calentamiento global), la proyectiva que se encarga de inventos, innovación y tecnología (como los diseños de robótica y el desarrollo de software), la investigación interactiva, dentro de la cual se ubica la investigación acción, y la investigación evaluativa, que se ocupa de la evaluación de propuestas y programas.
Particularmente en el caso de la investigación explicativa las limitaciones que ha impuesto el uso del llamado método científico han coartado la posibilidad de generación de teorías en los contextos educativos. La exigencia que, desde un primer momento, se le hace a muchos estudiantes tanto de pregrado como de postgrado, de utilizar el método hipotético deductivo y de limitarse a las teorías ya existentes, ha disminuido la capacidad de teorización, particularmente en los países latinoamericanos.
La posibilidad de hacer una investigación explicativa es real, lo único que se requiere es conocer los procesos involucrados en ese tipo de investigación; no se necesita ser un genio, un ser especial o un extraterrestre para generar una teoría propia acerca de algún evento. Piaget generó una teoría sólo al observar a sus tres hijos. Freud generó una teoría sólo entrevistando pacientes con traumas producto de la guerra. 

¿Cómo es posible que en la sociedad del siglo XXI, una sociedad al borde de la singularidad, se le diga a los  jóvenes que no pueden pensar con autonomía, expresar sus propias ideas y –mucho menos- crear teorías? No se puede enseñar a hacer ciencia si no se tiene fe en que se puede crear conocimiento nuevo. No se puede motivar a los estudiantes a que sean creativos si se les obliga permanentemente a repetir y se les penaliza por pensar. Es necesario comenzar por cambiar la visión reduccionista de la ciencia para dar lugar a una visión integradora.

8/6/16

Del pensamiento sistémico y complejo a la comprensión holística de la ciencia


Por Jacqueline Hurtado de Barrera
Marzo, 2015

El pensamiento sistémico
La sistémica abrió el camino en la ciencia para comprender los fenómenos desde una visión más amplia. La sistémica es un antecedente del pensamiento complejo y de la ontología que lo sustenta. El concepto de sistema ya lo planteaban otros autores, entre ellos Levi-Strauss a partir de 1935 desde el estructuralismo, y este autor afirmaba lo siguiente: “una estructura presenta un carácter de sistema. Consiste en elementos tales que una modificación cualquiera en uno de ellos entraña una modificación de todos los demás” (Levi-Strauss, 1994, pág. 301). La sistémica amplía este concepto y lo presenta como un nuevo paradigma científico, con lo que se configura a sí misma como un modelo epistémico que genera teorías al interior de diversas disciplinas como la biología, la psicología, la sociología, y por supuesto la administración y la gerencia, entre otras.
El pensamiento sistémico intenta dejar atrás las nociones mecanicistas y reduccionistas de la ciencia del momento, y se concentra en la organización, la interacción dinámica y el carácter de unidad de los sistemas.  Incorpora los sistemas abiertos y los estados de desequilibrio, de los cuales no se ocupaban la física y la química de la época. Además identifica algunos principios que son aplicables a entidades completamente diferentes entre sí, pero que pueden ser vistas como sistemas (Bertalanffy, 1976).
El pensamiento complejo 
Según Morin, (1998), uno de los aportes de la complejidad al ámbito científico es cambio del “paradigma” de la simplicidad por lo que él lama el paradigma de la complejidad. Para él, el “paradigma” de la simplicidad se enfoca en la búsqueda del orden a través de una ley o de principio, se concentra en los aspectos particulares y trata de explicar cada aspecto, más no visualiza la totalidad en la que se integra ese conjunto de aspectos particulares. Ese paradigma de la simplicidad es a la vez reduccionista y mecanicista, y eso es lo que intenta superar la complejidad. La complejidad devela que hasta lo que parece ser más simple, resulta ser complejo (por ejemplo, el átomo). Para Morín (1997) todo sistema integra y organiza la diversidad en una unidad.
La noción de complejidad intenta superar el énfasis en la búsqueda del orden y la negación del desorden. Para Morin (1998), el orden y el desorden cooperan de manera conjunta, y considera que la agitación y el encuentro al azar son necesarios para la organización del universo.
Además, Morin (op.cit.) retoma el concepto de auto organización y considera que el universo se crea a través de procesos auto-organizadores. Morin resume en tres principios al pensamiento complejo:
1.  El principio dialógico, que permite mantener la dualidad dentro de la unidad: la unidad puede estar formada por procesos a la vez complementarios y antagonistas. A este principio corresponde la dinámica que se establece entre orden y caos. Un concepto que Morin utiliza para describir esta dinámica es el de bucle eco-organizador, según el cual una reorganización permanente responde a una desorganización permanente (Morin, 1997).
2.  El principio de recursividad organizacional, donde cada momento de un proceso es a la vez producido y productor, de manera que las causas también son efectos y los efectos son a su vez causas.
3.  El principio hologramático, que plantea que cada componente de una totalidad contiene a esa totalidad.
Sin embargo, el pensamiento complejo no termina de concretar lo que se aspira para la ciencia del nuevo milenio. Su mayor aporte es que reafirma una ontología que se hace necesaria para dar apertura a esta nueva visión de ciencia y que está descrita en extremo en sus textos de El método. Sin embargo, entre las críticas que se le hacen están las siguientes (Reynoso, 2009):
-    La dualidad implícita en la manera como Morin relaciona el orden y el desorden como si fueran dos procesos diferentes cuando en realidad son un mismo proceso en diferentes grados de manifestación.
-    El planteamiento de la integración dialógica de los opuestos, como si las oposiciones fueran propiedades distintas de las cosas, cuando en realidad son puntos de vista desde los cuales se ve la misma propiedad.
-    El hecho de que la descripción de la recursividad no supera el concepto de causalidad lineal propio de la ciencia de la modernidad. Como diría Reynoso (2009), “una configuración en forma de bucle no constituye una forma diferente o ´mejor´ de causalidad”. Sigue siendo un proceso lineal.
La otra crítica es que el pensamiento complejo no aporta procesos concretos para hacer ciencia. En los tomos de El Método, Morín describe ampliamente su ontología, pero no llega a proponer ningún método mediante el cual se pueda concretar una nueva forma de hacer ciencia. Esto no es típico de los modelos epistémicos, pues cada modelo tiene su método para investigar.
En todo caso, la noción de complejidad se acerca mucho a la visión del mundo y de la ciencia que emerge de la física cuántica y de las teorías asociadas con el caos, la incertidumbre y la transdisciplinariedad.
La física cuántica como generadora de la noción de complejidad
Aunque la complejidad ha desarrollado planteamientos que se enmarcan dentro de una visión de ciencia diferente, es indudable que esta nueva visión de ciencia ya se venía preparando desde mucho antes a través de los trabajos de la física cuántica. Por ejemplo, Heisenberg (c.p. Mires, 1996) desde principios del siglo veinte ya afirmaba que “el mundo aparece como un complicado tejido de procedimientos, en el cual se intercambian vínculos de todo tipo, se contactan y se relacionan, y de ese modo, determinan, en definitiva, la estructura de todo el tejido” (pág. 169).  Tal como afirma Mires (1996), la conclusión de que la realidad no tiene esencia es una conclusión filosófica que se deduce de la física cuántica.  Otra deducción es que es imposible separar el sujeto del objeto.
Otro cambio significativo aportado por la física cuántica es el relacionado con la noción de causalidad, -al que Morin intenta dar respuesta con el principio de recursividad sin lograrlo-. Para la física cuántica, el concepto de causalidad lineal, en el cual una única causa determina un único efecto, en realidad no existe. La física cuántica afirma que si se conoce una causa, con el máximo posible conocimiento en un momento dado, existe un número indefinido de posibles efectos de los cuales no podemos saber cuál ocurrirá. Además, esta incertidumbre no es un problema de las limitaciones del ser humano o de los procedimientos utilizados sino que la naturaleza es así (Romero, 2014).
Por otra parte, el principio de complementariedad, del cual el concepto de dialógica de Morin es apenas un acercamiento, fue formulado por Bohr, quien ya en 1916 ejercía como profesor. Para Bohr las diferentes teorías que surgen dentro de una disciplina para explicar una misma situación, no son opuestas ni excluyentes. Son sólo perspectivas diferentes que se complementan entre sí, reflejo de una complejidad mayor que el investigador no alcanza a percibir en ese momento.
Aunque esta es una reflexión que no se agota fácilmente, y podrían desarrollarse muchos otros planteamientos, puede decirse que la teoría sistémica y el pensamiento complejo son expresiones que enfatizan una ontología que nace de una gran  variedad de hallazgos dentro de la física cuántica, del descontento con la forma reduccionista de hacer ciencia durante la modernidad, de la decepción ante el fracaso de los grandes relatos, y de las exigencias de la sociedad que se complejiza cada vez más en el mundo actual.
Es un punto intermedio que se acerca a la nueva visión de ciencia pero no la termina de perfilar. Sin embargo, algunos de los puntos que no termina de resolver el pensamiento complejo han sido adelantados y desarrollados por la comprensión holística.
La holística en la ciencia del tercer milenio
Algunos desarrollos que la comprensión holística de la ciencia ha formulado y que va más allá de los aportes de la complejidad son:
- La espiral como metáfora de proceso de conocer, que  supera la linealidad y se convierte en un sintagma de los distintos modelos epistémicos
 -   La aplicación del principio en complementariedad en la elaboración científica y en la comprensión de evolución de la ciencia, a través de los procesos sintagmáticos.
- El desarrollo metodológico del principio de posibilidades abiertas, que rescata la incertidumbre en el proceso investigativo, y vinculan entre lo caológico y lo cosmológico.
- La integración metodológica a través de la holopraxis como multimétodo que permite al investigador crear su propio camino, con lo cual el método se convierte en una herramienta y deja de ser una camisa de fuerza.
-  La aplicación del principio holográfico en el proceso metodológico, por medio del holograma de la investigación como herramienta de planificación, seguimiento y evaluación de investigaciones.
-   La visión de ciencia basada en una concepción antropológica integral.

Referencias
Bertalanffy, Ludwig von. (1976). Teoría general de los sistemas. México: Fondo de Cultura Económica.
Levi-Strauss, Claude. (1994). Antropología Estructural. Barcelona: Editorial Altaya.
Mires, Fernando. (1996). La revolución que nadie soñó o la otra posmodernidad. Caracas: Editorial Nueva Sociedad
Morin, Edgar. (1998). Introducción al pensamiento complejo. Barcelona: Editorial Gedisa.
Morin, Edgar. (1997). El Método: La vida de la vida. Madrid: Editorial Cátedra.
Romero, Víctor. (2014). “No-causalidad y mecánica cuántica”. Revista C2. Ciencia y Cultura. En: http://www.revistac2.com/no-causalidad-y-mecanica-cuantica

Reynoso, Carlos. (2009). Modelos o metáforas. Crítica del paradigma de la complejidad de Edgar Morín. Buenos Aires: Editorial S.B.

Acerca de lo cualitativo y lo cuantitativo en investigación


Elaborado por Jacqueline Hurtado
Con este artículo se pretende iniciar una reflexión en torno a ciertos conceptos relacionados con las denominaciones “cualitativo” y “cuantitativo”, con el ánimo de aportar algunas ideas que permitan clarificar el quehacer metodológico en el ámbito de la investigación. Si bien las ideas que se van a desarrollar tocan algunos aspectos epistémicos, y pudiera parecer que se alejan de los aspectos prácticos relacionados con las técnicas y los métodos, es necesario señalar que el proceder metodológico en las diferentes vertientes de la investigación está signado por la epistemología en la cual se ubica cada vertiente. A continuación se presentan algunos de los aspectos centrales que podrían ser objeto de reflexión en el presente artículo.
El tratamiento indistinto de los conceptos de “investigación cualitativa”, “método cualitativo”, “técnicas cualitativas”
Al revisar diferentes autores de textos relacionados con la investigación, particularmente los que se autodenominan “cualitativos” es posible percibir un tratamiento indiferenciado entre conceptos tales como modelo epistémico, método, tipo de investigación y técnica. Por ejemplo, al revisar el material publicado por Mella (1998), se puede evidenciar que en algunos párrafos el autor alude a lo cualitativo y a lo cuantitativo como tipos de investigación (cuando utiliza las expresiones “investigación cualitativa” e “investigación cuantitativa”), pero en otros lugares del texto, para referirse a lo mismo utiliza las expresiones “método cualitativo” y “método cuantitativo” por ejemplo cuando señala que “el método cualitativo tiene así como objetivo la descripción de las cualidades de un fenómeno” (pág. 6).
También hay cierta imprecisión en los conceptos de método y técnica, por ejemplo, el mismo Mella (op.cit.) menciona como método la observación participante, la cual es, en realidad, una técnica de recolección de datos: “el método más conocido es la observación participante...” (pág. 5). De hecho más adelante afirma que “La técnica quizás más utilizada por la metodología cualitativa es la observación” (pág. 20).
Otros autores incurren en errores similares. Por ejemplo, Martínez Miguélez expresa: “Dentro de las metodologías cualitativas, el enfoque etnográfico, quizá, sea uno de los más antiguos” (p. 29). Con esta afirmación el autor confunde enfoque con metodología.
Con base en lo planteado anteriormente resulta necesario clarificar los conceptos de paradigma o modelo epistémico, método, tipo de investigación y técnica.
El modelo epistémico es una postura filosófica en torno a la noción de conocimiento. Un modelo epistémico intenta dar respuesta, desde la filosofía, a preguntas como qué es el conocimiento, para qué sirve, cuáles son las fuentes del conocimiento, cómo se valida tal conocimiento, qué se considera investigación y cómo se relaciona la investigación con la sociedad, los valores, la política y las ideologías, entre otras cosas (Hurtado de Barrera, 2008).
El término metodología, por otra parte, está conformado por la palabra método y el sufijo logos, que en conjunto significan estudio o ciencia de los métodos.
La palabra método proviene de los vocablos griegos metá, que significa “a lo largo”, y odos, que significa “camino”. Asti Vera (op. cit.) define el método como un procedimiento general basado en principios lógicos que puede ser común a varias ciencias. El método es la manera de hacer algo para alcanzar un objetivo y comprende el conjunto de pasos o etapas generales que guían la acción. Cada modelo epistémico tiene su método. Por ejemplo el método del positivismo es el método hipotético deductivo, mientras que el del estructuralismo es el análisis estructural, conocido en las ciencias sociales como “método etnográfico”.
Las técnicas son modos más específicos de hacer algo. Por ejemplo, algunas técnicas de recolección de datos son la entrevista y la observación, pero también hay técnicas de muestreo (como el muestreo por azar simple o el muestreo estratificado), y hay técnicas de análisis de datos (como el análisis de varianza o la correlación, en el caso de la estadística) (Hurtado de Barrera, 2008)
El tipo de investigación se refiere al grado de profundidad y tipo de resultado a lograr en la investigación. Los tipos de investigación son diez: exploratoria, descriptiva, analítica, comparativa, explicativa, predictiva, proyectiva, interactiva, confirmatoria y evaluativa.
Por otra parte, los diseños de investigación hacen referencia a los pasos operativos referidos específicamente a la recolección de datos. Por ejemplo, cuando el investigador obtiene sus datos de fuentes vivas se dice que el diseño es de campo.
Es importante precisar entonces a qué hacen referencia los términos “cualitativo” y “cuantitativo”. En este sentido la definición de Corbin y Strauss (2002) resulta bastante ilustrativa:
Con el término “investigación cualitativa”, entendemos cualquier tipo de investigación que produce hallazgos a los que no se llega por medio de procedimientos estadísticos u otros medios de cuantificación (págs. 11 y 12).
Por su parte Tesch (1990), señala que los datos cualitativos abarcan los diferentes tipos de información que no se encuentran expresados en números. Esto abarca material verbal, pero también imágenes: fotos, videos, pinturas, dibujos...
Esta definición deja en claro que el término “cualitativo” alude a las técnicas de análisis. En otras palabras, cuando las técnicas de análisis se basan en datos numéricos y pertenecen al campo de la estadística se les denominan “técnicas cuantitativas”, y cuando se basan en datos verbales se les denomina “técnicas cualitativas”. Esto permite comprender que los términos “cualitativo” o “cuantitativo” no aluden modelos epistémicos, paradigmas ni a tipos de investigación, ni a métodos, ni a diseños, sino a las técnicas que se utilizan en los análisis de la investigación.
Los modelos epistémicos que tienen preferencia por las técnicas de análisis cualitativo
No es correcto hablar de un modelo epistémico o de un paradigma cualitativo, pues en realidad son varios los modelos epistémicos o los paradigmas que tienen preferencia por el uso de técnicas cualitativas. Cada uno de estos modelos o paradigmas tuvo su origen en una disciplina y pertenece a una tradición. Algunos de los modelos epistémicos que prefieren el uso de técnicas cualitativas para la recolección de información y para el análisis de datos son:
- El materialismo dialéctico
Para el materialismo dialéctico, desde la vertiente de Marx, investigar es estudiar la sociedad, en constante cambio, con base en sus propias contradicciones internas que motorizan los fenómenos sociales (dialéctica), y analizar el origen y desarrollo de los hechos sociales (como parte de la dinámica histórica) (Núñez Tenorio, 1974). De esta manera Marx desarrolló sus teorías.El materialismo dialéctico tuvo su origen en la política.
- El pragmatismo
Peirce, el fundador del pragmatismo, planteó que toda la función del pensamiento es producir hábitos de acción (San Baldomero, 2001). Para el pragmatismo las ideas son parte de la experiencia. Una definición de investigación que se enmarca dentro del pragmatismo es la de Kurt Lewin (1946 en Salazar, 1992); este autor afirma lo siguiente:
La investigación requerida para la práctica social puede ser caracterizada como una serie de procesos investigativos que esclarezcan el quehacer profesional en el manejo de problemas sociales específicos (la administración social) o como una ingeniería social (...).
Kurt Lewin fue el primero en utilizar el término “investigación-acción” en 1944, bajo el cual se enmarca el concepto antes presentado. Elliot (2000) define investigación-acción como el estudio de una situación social para tratar de mejorar la calidad de la acción en la misma.
Kurt Lewin desarrolló su propuesta en el campo de la psicología social.
- El estructuralismo
El estructuralismo surgió a partir los planteamientos de Saussure en el campo de la lingüística, y se extendió a las ciencias sociales a través de los planteamientos de Levi Strauss. El estructuralismo desarrolla sus procesos investigativos tratando de dilucidar las relaciones sistemáticas y constantes que existen en el comportamiento humano, personal y social. A tales relaciones sistemáticas se les da el nombre de "estructuras". El estructuralismo tuvo su origen en la lingüística y en la antropología.
- La fenomenología
La fenomenología, intenta estudiar el evento desde la perspectiva, las emociones y las experiencias de quien lo vive. Por ello intenta no partir de supuesto previo alguno. Los autores que aluden a la fenomenología definen la investigación de la siguiente manera:
- La investigación en fenomenología es el estudio de la experiencia vital, de la cotidianidad y del mundo de vida (Van Manen c.p. Rodríguez, Gil y García, 1999).
- La fenomenología es la investigación sistemática de la subjetividad (Bullington y Karlson c.p. Rodríguez, Gil y García, 1999).
- La investigación en fenomenología es la descripción de los significados vividos, existenciales (Van Manen op. cit.).
La fenomenología tuvo su origen en las tradiciones filosófica y psicológica.
Cada uno de los modelos epistémicos descritos anteriormente tiene características filosóficas, teóricas y metodológicas diferentes. Por lo tanto no es correcto decir “el paradigma cualitativo”. Primero, porque lo cualitativo no alude a una postura filosófica o paradigma, sino a técnicas de recolección de datos y de análisis, y segundo, porque existen varios paradigmas (y no uno) que prefieren el uso de técnicas cualitativas.
Cada modelo epistémico atribuye un objetivo diferente a la investigación (para la fenomenología el objetivo es describir, para el estructuralismo es analizar y explicar, para el pragmatismo es transformar…), su método está diseñado para el logro de tal objetivo. Es decir, cada modelo epistémico tiene un método que está en consonancia con la manera como concibe la investigación y con el objetivo que pretende alcanzar. En consecuencia, tampoco hay un sólo “método cualitativo”, porque dentro de los modelos epistémicos que prefieren las técnicas cualitativas no hay un sólo método.
Por tal razón, resulta más preciso aludir a “técnicas cualitativas” o a “técnicas cuantitativas”, o también “abordajes estructurados” y “abordajes inestructurados”. Dado que las técnicas son instrumentales, pueden ser utilizadas con diversos fines, pueden ser seleccionadas y desarrolladas en concordancia con tales fines y no son exclusivas de un método ni de un modelo epistémico.
Lo que comparten los modelos epistémicos que tienen preferencia por el uso de técnicas cualitativas
Lo común en los paradigmas que trabajan con datos cualitativos, desde el punto de vista de los procedimientos es lo siguiente:
- Parten de observaciones concretas más que de teorías abstractas.
- Hacen un abordaje a partir de técnicas inestructuradas de recolección de datos, lo cual da cabida a informaciones inesperadas por el investigador y da espacio al descubrimiento.
- El conocimiento que se generan surge de la organización de ese conjunto de observaciones, ya sea este conocimiento una descripción, como en el caso de la fenomenología, un análisis o la creación de un concepto o teoría, como en el estructuralismo, o el producto de acciones concretas como en el caso del pragmatismo.
- La vinculación del investigador con su objeto de estudio y la búsqueda del entendimiento de los datos en diferentes niveles.
- La diversidad, riqueza y volumen de los datos obtenidos.
- Hacen énfasis en los significados y la importancia de la empatía.
- Contextualizan la información obtenida y su interpretación con base en ese contexto.
- Enfatizan en los eventos de estudio como procesos.
La necesidad de trascender hacia una visión ecléctica a una visión integradora
Los modelos epistémicos en investigación (tanto los que prefieren datos numéricos como los que prefieren datos verbales e icónicos) y sus respectivos métodos, no constituyen vertientes opuestas, excluyentes ni enfrentadas, sino que forman parte de un continuo dentro del proceso de investigación, donde cada modelo busca un tipo de conocimiento particular y para ello se vale del método que le permite lograrlo. Es por esta razón que en última instancia en un proceso investigativo complejo un investigador puede utilizar métodos y técnicas diferentes, que incluso pudieran aludir a modelos epistémicos diferentes, incluso sin contradecirse desde el punto de vista no sólo metodológico, sino también filosófico.
Técnicas de análisis cualitativo en investigación
El llamado análisis cualitativo se utiliza cuando los datos no han sido codificados con números y por tanto el análisis estadístico no es pertinente. En general trabaja con imágenes, sonidos y texto. Para ello se requiere de un conjunto de técnicas que permitan organizar la información, categorizarla, agruparla y establecer relaciones conducentes a darle significado.
El uso de técnicas cualitativas es de mucha utilidad cuando el investigador se encuentra desarrollando las primeras etapas de la investigación, es decir, cuando está delimitando el tema, cuando se está familiarizando con el contexto a estudiar, o cuando está tratando de precisar mejor el evento de estudio y en la bibliografía disponible no hay conceptos muy claros. Es ese caso el investigador hace un abordaje inestructurado para descubrir “qué hay”.
Se utilizan también técnicas de análisis cualitativo cuando el investigador trabaja con técnicas e instrumentos completamente inestructurados que no le permiten obtener puntajes (como entrevistas en profundidad o registros anecdóticos), ya no sólo en las primeras etapas de la investigación, sino en el proceso completo.
Abordajes según el grado de estructuración
El abordaje se refiere al la manera como el investigador se acerca a su evento de estudio. Los abordajes pueden ser cosmológicos (ordenados, estructurados), cuando el investigador lleva conceptos predefinidos que le permiten anticipar posibilidades de respuesta en los instrumentos y asignarles puntajes. También pueden ser caológicos (inestructurados) cuando el investigador se acerca a su evento de estudio de manera abierta (Hurtado de Barrera, 2008).
- El abordaje caológico
Caológico viene de caos, del griego kháos que significa “abismo”, “espacio abierto y tenebroso” (Corominas, 1961). El abordaje caológico implica un acercamiento por parte del investigador en el cual hay un mínimo grado de estructuración. En este caso el investigador prefiere obviar cualquier prejuicio o concepto preestablecido acerca del evento de estudio, para poder captar los aspectos inesperados o inusuales del mismo.
El abordaje caológico es ideal cuando:
- El investigador quiere hacer un estudio con características novedosas.
- Cuando quiere hacer énfasis en el descubrimiento más que corroborar un conocimiento existente.
- Cuando quiere construir un concepto o una teoría nuevos acerca del evento de estudio.
- Cuando se aproxima a un evento totalmente extraño, con el cual no ha tenido experiencias previas.
- Cuando investiga un evento ajeno a su contexto cultural y a sus códigos de referencia.
El abordaje caológico es abierto, recoge mucha información sobre diversos eventos, por eso requiere de instrumentos inestructurados. Los instrumentos inestructurados brindan la posibilidad de estudiar una situación de manera más flexible y permiten obtener información más variada y profunda. El abordaje caológico se vale preferiblemente de la entrevista en profundidad, los registros globales, los registros de especímenes y anecdóticos, el uso de diarios de campo y el apoyo de instrumentos de captación y registro como las cámaras de video, las cámaras fotográficas o las grabaciones de audio.
Dadas las características de la información obtenida, resulta difícil codificar la información de manera numérica, por lo cual no se pueden aplicar técnicas estadísticas. El análisis de la información obtenida se hacen mediante la categorización, la agrupación de categorías, el establecimiento de relaciones entre dichas categorías y la interpretación.
- El abordaje cosmológico
Cosmos significa orden. El abordaje cosmológico implica un acercamiento más planificado y con pautas preestablecidas por parte del investigador. El abordaje cosmológico se utiliza cuando:
- El investigador quiere hacer un estudio con la intención de corroborar si un evento se presenta bajo los criterios y condiciones que otros autores ya han establecido.
- Cuando existen ya teorías más o menos desarrolladas acerca del evento y conceptos relativamente aceptados.
- Cuando se aproxima a un evento conocido del cual ya se han hecho investigaciones previas en otros contextos similares.
- Cuando investiga un evento propio de su contexto cultural y enmarcado en sus códigos de referencia.
- Cuando se trata de un evento con el cual está muy familiarizado, ya sea por su área profesional o por su experiencia previa.
El abordaje cosmológico es focalizado, por lo tanto brinda la posibilidad de elaborar instrumentos más estructurados, con preguntas cerradas y codificaciones numéricas, aunque también admite el uso de preguntas abiertas con codificación previa. Los instrumentos estructurados admiten el uso de técnicas estadísticas para el cálculo de la validez y la confiabilidad y la elaboración de la tabla de operacionalización como punto de partida. Los instrumentos más utilizados en los abordajes cosmológicos son los cuestionarios, las escalas, las guías de entrevista estructurada o de entrevista inestructurada focalizada y las escalas de estimación, entre otros.
La complementariedad de los abordajes caológico y cosmológico
Los abordajes caológico y cosmológico no son de ninguna manera excluyentes; por el contrario, se necesitan el uno al otro y son complementarios.
En una investigación es posible desarrollar la fase interactiva mediante un único tipo de abordaje, o combinar ambos abordajes alternándolos en diferentes momentos, o aplicándolos en diferentes objetivos específicos, es decir, se puede iniciar una investigación con un abordaje caológico, organizar la información, codificarla y pasar a un abordaje cosmológico; o iniciar el estudio con un abordaje cosmológico, identificar ciertas características y luego profundizar en el conocimiento de las mismas a través de un abordaje caológico. También es posible desarrollar unos objetivos específicos a través de un abordaje caológico y otros a través de un abordaje cosmológico.
Los pasos del análisis cualitativo
Para el análisis cualitativo de los datos es recomendable cumplir los pasos siguientes:
- Digitalizar la información: si son entrevistas o registros anecdóticos, se debe transcribir la información completa en un procesador de texto. Los programas como Atlas-ti y Aquad permiten numerar las líneas de cada documento para identificar más fácilmente los fragmentos de texto categorizados.
- Revisar la información varias veces a fin de detectar posibles vías para la categorización.
- Comenzar a categorizar las unidades de análisis. Estas unidades pueden ser intervenciones completas del entrevistado, párrafos o frases. La categorización se puede hacer con una matriz de categorías previamente elaborada o asignando categorías según la información de cada unidad de análisis (las categorías emergen de los datos).
- Organizar las categorías: buscar categorías similares, opuestas o contenidas en otras. En esta etapa se pueden crear metacategorias.
- Identificar relaciones entre categorías: categorías que se solapan, eventos que aparecen juntos bajo ciertas condiciones…
- Construir la interpretación con base en los dos pasos anteriores.
Algunos programas informáticos para el análisis cualitativo
Uno de los programas más utilizados para el análisis de datos cualitativos es el Atlas-ti. Es un programa de origen alemán, desarrollado en la Universidad de Berlín Thomas Moore. A pesar de que existen más de 200 programas informáticos para el análisis de datos cualitativos, el Atlas-ti está en primer lugar junto con el programa Nvivo.
Otros programas para análisis de datos textuales son el AQUAD, el Nud-ist y el QUALRUS. En general todos los programas destinados al análisis de datos cualitativos se agrupan bajo el nombre de CAQDAS: Computer Assisted Qualitative Data Análisis Software.
El Atlas-ti es un programa informático que permite analizar datos relacionados con:
Fotografías
Videos
Canciones
Entrevistas
Registros anecdóticos
Diarios
Discursos
Documentos históricos
Este programa permite que la persona trabaje sola o en conjunto con otros analistas en el mismo documento. Cada analista tiene un código para entrar al documento.
Referencias
Hurtado de Barrrera, Jacqueline. 2008. Metodología de la investigación. Una comprensión Holística. Caracas, Venezuela. Ediciones Quirón. (En imprenta)
Martínez Miguélez, Miguel. 1998. La investigación cualitativa etnográfica en educación. México. Editorial Trillas.
Mella, Orlando. 1998. Naturaleza y orientaciones teórico metodológicas de la investigación cualitativa. Material en línea.
Tesch, Renata. 1990. Qualitative Research: Análysis types and software tools. New York, Usa: The Falmer Press.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Has llegado a este blog buscando sobre Metodología, Metodología de la investigación, holística, sintagma, investigación sintagmática, sintagmático, comprensión holística, epistemología, objetivos en investigación, diseño de investigación, proyecto de investigación, pregunta de investigación, líneas de investigación, investigación proyectiva, tipos de investigación, tesis, Jacqueline Hurtado.